couple

Mudarse a otro pais u otra ciudad siempre me ha sido facil. Me gustan los cambios de trabajo, de casas, de gente, de rutinas. Y se me hace extraño escuchar frases como “ esta es la casa donde criare a mis hijos” o “ aca es donde quiero pasar mis ultimos dias”. A mi no se me ocurre pensar algo asi!

Habiendo tantos lugares para recorrer, por que deberia querer quedarme en el mismo lugar? Mi marido es igual por lo que en 15 años juntos hemos vivido en 3 continentes, 5 paises y 7 ciudades.

 Sin embargo por esas cosas de la vida ahora hace casi 3 años que estamos en la misma ciudad. Y en la misma casa. Caminamos las mismas cuadras para llevar a nuestra hija al colegio y corremos en el mismo parque. Y solo Dios sabe cuan aburrido siepre me ha parecido todo eso!Y cuanto hecho de menos volver a salir!

 Tricycle

Pero esta mañana, mientras preparaba los libros para mi primer dia de estudio, cai en la cuenta de que como todo, cada situacion tiene sus pros y cons y si bien siempre me habia enfocado en los pros de movernos, esta vez debia enfocarme en los pros de quedarnos. Vivir la tranquilidad del estar.  

Asi que gracias a esa “tranquilidad del estar” hoy empiezo nuevamente a estudiar. La ultima vez que entre a un aula fue en el 2004 en Lisboa, cuando recien llegados y sin entender una palabra de portugues, decidi ponerme a estudiar su idioma. Despues nunca mas porque cuando tuve que presentar un titulo apele a mi titulo universitario de la UBA. Y al resto lo estudie sola en casa, frente a la computadora en las llamadas aulas virtuales. Pero esta vez no. Esta vez voy a estudiar sentada en un aula con otros alumnos. Voy a conocer otra gente que esta interesada en aprender lo mismo que yo. Y puedo hacerlo gracias a la certeza de que aqui estaremos un tiempo mas. No se cuanto mas pero eso no importa. Me alcanza con estar aca durante este desafio. Y estoy contenta!

window